Triple baño: de agua, masas y adhesiones

APARICIONES EN MEDIOS | La Voz de Galicia; 13.11.2016   

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2016/11/13/triple-bano-agua-masas-adhesiones/0003_201611G13P4991.htm

Feijoo es entronizado como el barón de barones del PP al lograr el apoyo de Rajoy y de varios líderes territoriales

«La peluquería la pago yo», soltó Feijoo, guiñando un ojo, a unas señoras que aguardaban vez para besarlo con todo el estilismo arruinado por el chaparrón que ayer al mediodía cayó sobre el Obradoiro. «Os chocos están mellor cando chove», le espetó a otro grupo de simpatizantes, igual de empapados, al saber que procedían de Redondela. Con esta actitud afrontó el líder de los populares gallegos su tercera toma de posesión como presidente de la Xunta, en la que se dio un triple baño: de agua, de público en la praza do Obradoiro y de adhesiones de dirigentes del partido, con Mariano Rajoy a la cabeza, que lo dejaron señalado como el verdadero barón de barones del PP.

 

Y es que la tercera toma de posesión de Feijoo, que se produce tras conservar la única mayoría absoluta que resiste en España, acudieron ayer los líderes del PP de cinco comunidades. Empezando por el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y continuando con Mercedes Fernández, máxima responsable del partido en Asturias, Miquel Vidal (Baleares), Pablo Zalba (Navarra) y la valenciana Isabel Bonig.

Otros barones territoriales no pudieron acudir, pero felicitaron a Feijoo a través de las redes sociales, como es el caso del presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, o la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, con la que Feijoo y Herrera están tendiendo puentes para constituir una especie de lobby, paralelo a la A-6, con la finalidad de influir más activamente en algunos asuntos de Estado. 

Tanto en el acto protocolario de toma de posesión, celebrado en el Parlamento, como en el informal que tuvo lugar bajo la lluvia en el Obradoiro, el presidente de la Xunta también recibió la felicitación de numerosos representantes institucionales o del mundo económico gallego.

En la ceremonia de O Hórreo estuvo presente el presidente de La Voz de Galicia, Santiago Rey Fernández-Latorre, acompañado de su esposa, Salomé Fernández-San Julián Martínez. Feijoo también fue saludado, entre otros empresarios, por el fundador de la conservera Jealsa-Rianxeira, Jesús Alonso, acompañado de su hijo y actual presidente de la compañía, Jesús Alonso Escurís, y por los responsables de algunas constructoras y de cofradías, así como por directivos de la cooperativa láctea Feiraco y de la distribuidora Vegalsa-Eroski, a los que el popular se dirigió con estas palabras: «¿Que, estes de Vegalsa compran ou non?».

No faltaron tampoco el presidente del Consejo de Estado, Romay Beccaría, mentor político de Feijoo, Ramón Villares, presidente del Consello da Cultura de Galicia, los portavoces de las tres fuerzas de la oposición o el alcalde de Santiago, Martiño Noriega

«Ti si que vales, non o da gorra»

Precisamente a Noriega fueron dirigidas algunas palabras que se pudieron oír en el baño de masas pasado por agua que Núñez Feijoo se dio en el Obradoiro. «Ti si que vales, e non o da gorra que está aí metido», le soltó al mandatario autonómico una fan, mientras señalaba con el dedo hacia el pazo de Raxoi, donde tiene su despacho el alcalde compostelano. «Teña coidado», la previno Feijoo, «que lle poden abrir un expediente».

Durante casi una hora, Feijoo estuvo recibiendo felicitaciones a pie de calle de todas las personas que quisieron dárselas. «Alguien tendría que decirle que no hace falta que sea el último en marcharse de la fiesta», bromeaban en el equipo del presidente, sabedores del empeño que pone Feijoo en no negar ni un solo selfi.

También tuvo momentos para la privacidad con los dirigentes del partido, con los que almorzó en compañía de Rajoy en el Hotel San Francisco, y para su familia, con su madre, Sira Feijoo, dando alguna pista sobre la futura paternidad del presidente: «Yo le voy a llamar Alberto siempre, y creo que me van a hacer caso».